Crítica: Sufragistas

 

SufragistasLa británica Sarah Gavron, joven directora de cine, y Abi Morgan, escritora, dramaturga y guionista traen a las pantallas un drama social y la amarga realidad de nuestras antepasadas. Crítica de la película “Sufragistas”.

El movimiento sufragista nació en Inglaterra en vísperas de la Primera Guerra Mundial. La mayoría de las sufragistas no procedían de las clases altas, sino que eran obreras que veían impotentes cómo sus protestas pacíficas no servían para nada. Entonces se radicalizaron y, en su incansable lucha por conseguir la igualdad, se arriesgaron a perderlo todo: su trabajo, su casa, sus hijos y su vida. La protagonista es Maud (Carey Mulligan), una mujer que reivindicó denodadamente la dignidad de las mujeres.

“Sufragistas” da comienzo en una lavandería en el año 1912, las mujeres de Inglaterra ya tenían presentes la ideología del desarrollo para sí mismas, la elevación del nivel de vida, el intento de empatar al hombre en paridad y todo un equilibrio de derechos hasta entonces ausentes. Por primera vez se produjeron concentraciones y manifestaciones públicas en solicitud del voto de la mujer, por primera vez, segunda y tercera negado por el parlamento. “Sufragistas” suma drama e historia. Narra hechos reales de “El movimiento de la mujeres trabajadoras unidas para la igualdad” que sufrieron gran persecución pública y rechazo, en lo que mediaron elementos sociales y políticos.

El relato es brutal y trágico. La descripción de caracteres se presenta bien desarrollada y adecuadamente matizada. La dramatización de los hechos se construye a partir de un amplio análisis de sentimientos profundos que embargan a las protagonistas y la bestialidad de la estrategia de la fuerzas del orden. Directora y guionista con buen pulso, denuncian la fuerza y la virulencia de los prejuicios sociales contra las mujeres, las violentas posiciones del hombre y de la mayoría de las mujeres y sus consecuencias terribles.
Las carencias del sistema legal a favor los derechos de las mujeres, las deficiencias de los procedimientos y el patriarcado del sistema judicial solo al servicio de los intereses del hombre. Se podría decir que ésta es una película de mujeres para mujeres porque solo una mujer puede saber el dolor que produce la falta de derechos tan básicos y tan fáciles de proporcionar.Imagen de Sufragistas

“Sufragistas” goza de un reparto de lujo, con Carey Mulligan, Helena Bonham Carter, Meryl Streep, Anne-Marie Duff, Brendan Gleeson, Ben Whishaw, Romola Garai, Samuel West, Geoff Bell, Natalie Press, Lee Nicholas Harris, Richard Banks, Adrian Schiller, Judit Novotnik y Morgan Watkins, todo el conjunto le da un tremendo fondo creíble destacando su protagonista. La maravillosa música es del compositor Alexandre Desplat y la fotografía insuperable es de director de fotografía Eduard Grau.

Después de ver “Sufragistas” y aunque la historia ya estaba grabada en el recuerdo, me emociono y siento pena y siento vergüenza por nosotras, las de ahora. Hoy sí que somos mayoría en el mundo y estamos aquí dormitando en lo que consiguieron ellas. Nosotras, las de hoy, nos conformamos con asistir a una manifestación autorizada, reír y cantar, decir alguna consigna muchas veces inapropiada y después regresar a casa como quien ha hecho una buena obra, para pasar al día siguiente a seguir asistiendo a todos los males que aún hoy persiguen a las mujeres. Dijo Simone de Beauvoir, “El opresor no sería tan fuerte si no tuviese cómplices entre los propios oprimidos”.

“Sufragistas” pone a nuestro alcance un relato que conmueve e inquieta y de forma elocuente y emotiva indica varios caminos a seguir…

Crónica de un engaño

Es muy lamentable para mí darle una baja calificación a “Crónica de un engaño”, tiene la leales intenciones de denunciar la hipocresía que existe en la infidelidad  y para ello su director y guionista, el inglés Richard Eyre, utiliza un relato de Bernhad Schlink. A Eyre le recordamos siempre sacando el guión de sus obras de textos literarios, “Iris”, “ Belleza Prohibida” y la última, una magnífica y desgarradora historia, que obtuvo una buena cantidad de premios: “Diario de un Escándalo,  desde aquí la recomiendo, es una gran película.

La que hoy nos ocupa, “Crónica de un engaño”, está protagonizada por Liam Neeson (Cinco minutos de gloria, Los próximos tres días, Chloe),  Laura Linney, Antonio Banderas y  Romola Garai, junto a un elenco serio de actores representando un drama grande como es que una persona se consuma por los celos al descubrir que su pareja le ha estado siendo infiel y al tiempo que fingía ser el amor de su vida.

La infiel es Lisa (Laura Linney) , el marido engañado Peter (Liam Neeson) el amante Ralph (Antonio Banderas). Lisa y Peter son un matrimonio ya de muchos años, un matrimonio feliz (aparentemente), ella es diseñadora de zapatos, el marido un informático relevante, tienen una hija Abigail (Romola Garai), Lisa viaja mucho por su trabajo, en uno de esos viajes cuyo destino es, Milán , conoce a Ralph e inician una relación a escondidas que mantienen a través  de los años, el día en el que Lisa desaparece Peter descubre la infidelidad de su esposa y encendido por los celos, el rencor y la rabia, corre a la búsqueda de la persona que le ha arrebatado tantos momentos de amor de los brazos de su amada. Su intención, matarlo.

La historia que se nos muestra no es nada original, lo que la hace distinta es su presentación, la forma de narrarla, durante una hora camina regularmente,  se ve prometedora, pero llega un momento en que se pierde, es ese punto en que el espectador ya pierde el interés por lo que está viendo. Durante todo el recorrido se producen  saltos temporales, que a veces resultan excesivos y otras innecesarios, la escenografía sí es perfecta, muy bien detallada,  la recreación de las calles, las plazas, bien, la música perfecta,  la fotografía genial,  sin embargo… no acaba de hilar bien, una pena porque director y actores son  formidables. En  otra cosa  podemos tener los espectadores algunas opiniones encontradas, pero los intérpretes están bien escogidos y con estilo.

La película quiere ajustarse y ser emocionante dado el tema que trata, pero resulta paradójico el efecto, termina siendo una propuesta nada entrañable y demasiado fácil de olvidar.

En fin historia de amor y desamor, a mí me hubiera gustado que la forma de contármela hubiese sido mas fluida  y convincente, esperemos que en la próxima Richard Eyre nos sorprenda gratamente…

A %d blogueros les gusta esto: