Crítica: Pacto de Silencio

Cartel de Pacto de SilencioBasada en la novela homónima de Neil Gordon, Robert Redford estrena su última película. El director americano con el tiempo ha formado escuela donde imparte la filosofía política en la que él cree. Los hechos reales agobiaron al director cuando sucedieron y ahora pone en la pantalla su testimonio sobre la participación de los americanos en la guerra de Vietnam desde 1965 a 1972. Redford, el cineasta de doctrina reivindicativa no se arrodilla y coloca el tema de la política y los activistas con la naturalidad que realmente merecen y que en la realidad no tienen. Crítica de la película “Pacto de silencio”.

Jim Grant (Robert Redford), un antiguo activista en la época de la guerra del Vietnam, es ahora un abogado de renombre y vive de forma anónima con su hija en los alrededores de Albany, en Nueva York. Tras treinta años de persecución por parte del FBI por estar implicado en el asesinato de un policía durante el atraco a un banco, el ex-militante del grupo pacifista radical Weather Underground, cuyo nombre real es Jason Sinai, se verá atrapado en las redes tejidas por la policía especializada, además un día aparecerá en su vida Ben Shepard, (Shia LaBeouf) un periodista cuyo único afán es conseguir una exclusiva que le afiance en el diario donde trabaja. Éste pondrá a Jim Grant en una difícil situación hasta encontrarse de bruces con la justicia.

“Pacto de silencio” es sólo una crónica basada en aquellos hechos. No va mucho más allá de relatar un episodio existente de nuestra historia agregándole una ficción de efectos colaterales. Es la evolución de unos activistas a través de los años, parece ser, ya, consolidados y liberados de culpa e inquietudes, una maniobra que para mí cae sin peso en algún personaje desde su punto de consciencia, responsabilidad y protección. “Pacto de silencio” es, sin duda, una película seria de un director siempre abierto a nuevas fórmulas, al que sabemos muy criticado, incluso excluido en alguna ocasión por otras películas también con definitivo testimonio político. Un hecho de gran relevancia en el largometraje es el modo en que el director se centra en los personajes, aislando por espacios los porqués políticos e ideológicos que podrían entorpecer la perspectiva natural y humana que quiere mostrar. Imagen de Pacto de SilencioUn film para recordar en la historia que muchos quisieran olvidar, esto ya es toda una cualidad, y hacerlo con una trama sin muchas curvas narrativas pero con un núcleo creíble hace que el producto total se contagie de esta impresión de gentileza y que el resultado salga coherente.

Ésta es una película interesante y no pretende ser más que eso. No obstante, logra valores añadidos como los que ya he dicho y tiene un plus que atrapa: el abanico de afamados actores que trasmiten seguridad y veracidad, Robert Redford, Shia LaBeouf, Nick Nolte, Julie Christie, Richard Jenkins, Chris Cooper, Susan Sarandon, Sam Elliott, Anna Kendrick, Brendan Gleeson, Terrence Howard, Brit Marling, Stephen Root, Stanley Tucci y Jackie Evancho. Todos ellos, entregándonos un valioso trabajo y demostrándonos que se puede hablar de temas como éste desde el ojo de un cineasta tranquilo y sin ansias comerciales.

En la música Cliff Martínez, y la fotografía, Adriano Goldman.

Que está mayor Robert Redford, sí, y todos los actores. Creo que no es motivo en absoluto para las críticas negativas que en este sentido está recibiendo “Pacto de silencio”.

Anuncios

Richard Jenkins

Imagen de Richard JenkinsRichard Jenkins (Richard Dale Jenkins) nació en  DeKalb, Illínois (EE.UU) el 2 de diciembre de 1947. Es un actor estadounidense.

Ficha en Imdb: http://www.imdb.es/name/nm0420955/

Sus películas en Comentamos cine:

Crítica: Pacto de Silencio (2012)

Crítica: Carta blanca (2011)

Crítica: Déjame entrar – (Let me in) (2010)

Crítica: Come, reza, ama (2010)

Crítica: Happythankyoumoreplease (2010)

Crítica: Carta blanca

CartelDespués de un letargo temporal, Peter y Robert Farrelly, los grandes maestros del humor basto de los noventa, vuelven con un nuevo trabajo. En la crítica de hoy, “Carta blanca”, en la que los Farrelly vuelven a hacer malabares con los trucos propios de su oficio y su especialidad.

En el argumento, “Carta blanca” nos presenta una historia inconsciente aunque indolora; Rick (Owen Wilson) está casado con Maggie (Jenna Ficher) y su amigo Fred (Jason Sudeikis) también felizmente casado con Grace(Cristina Applegate). Estos dos maridos, aunque muy enamorados de sus esposas,  están justo en el umbral de la vida, donde algunos hombres no pueden evitar tontear con cada chica que les pasa cerca. Sus mujeres se hacen las despistadas pero tontas no son, están hartas de soportar acciones tan ridículas, y toman una decisión un tanto descabellada, pero bueno, si les funciona, fenómeno. Deciden darles una semana libre, sin que tengan ningún tipo de atadura ni compromiso con ellas, le llaman a estas vacaciones extramatrimoniales “Carta blanca”. Fred y Rick podrán volar como pájaros e ir de flor en flor como las mariposas, esto es el sueño de ellos… ¿Se cumplirá? Seguro que si… una semana como dos auténticos solteros…  ¡Como lo van a pasar!… ¿o no?

Lo primero, decir que estas cosas no pasan en la vida real, quizás por eso se hace más divertida. “Carta blanca” sigue el patrón de “me gustan todas menos mi mujer” pero los hermanos Farrelly convierten lo problemático en diversión. “Carta blanca” es una sucesión de situaciones estúpidas y vivaces, filmadas con sonrojante ingrediente por directores que conocen los resortes del  humor que proyectan.

La nueva obra de Peter y Robert Farrelly está lejos de ser una gran película pero no te deja ponerle una nota de insatisfacción, pues es, un largo disparatado, atrevido,  que no necesita grandes imágenes ni diálogos pretenciosos  para hacer reír, su maniobra es simplista, mostrando alguna que otra grosería y ridiculizando situaciones de la vida cotidiana. No debemos entrar en el análisis de lo ramplón del guion, sin pensar que todo en “Carta blanca” está orquestado de forma tal que hay compromiso y cuidado dentro de lo que se aprecia como pobreza de guion, eso sí, en clave irónica y satírica.

“Carta blanca” puede gustar a todos los públicos pero especialmente a los más jóvenes. Es menos cruel que “Amor ciego”, mas inconstante que “Algo pasa con Mary” y le falta la inteligencia de la divertida “Dos tontos muy tontos”, pero al igual que con sus predecesoras “Carta blanca” te hace reír sin remedio

Estupenda labor de los ya veteranos Owen Wilson y Jasón Sudeikis, que tras leer el guion confiaron en este proyecto. Richard Jenkins , Alyssa Milano, Derek Waters, Bruce Thomas, Larry Joe Campbell y algunos más, dan el  toque de humor exigido, y dejo para el final a Stephen Merchant, reseñando su genialidad exegética y el humor que transmite ¿para cuándo un papel principal para este actor?

Fue el jueves por la noche cuando vi “Carta blanca”, la sala llena de personas dispuestas a pasarlo bien, a la vez que lejanos a marcar una región fronteriza entre cine de calidad y cine de diversión, más allá de eso, es muchas veces necesario reír aunque sea de lo ridículos que podemos llegar a ser.

“Carta blanca” una fórmula para pasar el rato.

Crítica: HappyThankYouMorePlease

Cartel“HappyThankYouMorePlease” es la crítica de hoy.  Película de Josh Radnor, al que conocíamos por un trabajo estelar como actor, este joven intérprete ha protagonizado ya una decena de películas y también subió  a los escenarios para  la versión teatral de “El Graduado”, en el papel protagónico, con Kathelen Turner y Alicia Silverstone. En este trabajo asume la responsabilidad de ser el guionista, director y actor, y hace una buena demostración de su cualidad al tocar la comedia romántica.

Sam Wexler (Josh Radnor), un joven aspirante a escritor, tiene un día pésimo: debe acudir a una importante cita con el director de una prestigiosa editorial de Nueva York. La noche pasada ha sido de fiesta y se despierta tarde, ágilmente se viste y sale corriendo hacia la primera parada del metro, dentro del vagón donde se acomoda, ve como los acompañantes de un niño,  Rasheen (Michael Agieri),   se bajan y el pequeño se queda solo. No puede hacer nada, el pequeño no le habla, está completamente perdido y desorientado. Sam decide entonces, llevarlo consigo a la editorial, sale corriendo, pues ahora sí que es tarde. En la editorial le recibe Paul Gertenanian (Richard Jenkins ), este hombre convencerá a Sam de que su libro no tiene ninguna proyección de éxito, deprimido y cabreado sale del edificio, pensando en su mala suerte y en su vida sentimental que no va mucho mejor que su carrera. Pasa de una relación a otra, evitando cualquier tipo de compromiso, piensa que tiene muchas amistades, sobre todo la de Annie (Malin Akerman), su mejor amiga, Melisssa (Marna Kohn), Catherine (Zoe Cazan, No es tan fácil), y  Spenser (Bran Barouh) y gracias a ellos sobrellevará su fracaso literario. Además, hoy no será un día del todo negativo, va a conocer a Mississippi (Kate Mara, 127 Horas), una hermosa camarera,  también cantante. Guapísima.

Como he dicho antes, Josh Radnor se convierte en director y guionista para esta película, moviéndose con convicción en la silla de dirigir, hace su debut sabiendo lo que elige, una película globalizadora, que triunfante demuestra que a pesar de los tiempos que atravesamos el amor está por encima de nosotros.

“HappyThankYouMorePlase” tiene pequeños instantes que forman parte de nuestra conciencia colectiva y que nunca perderemos. Las escenas de vida cotidiana están rodadas de forma muy realista, una segmentación que sirve a modo de insignia, mostrando la destreza del protagonista, atrapado en la realidad mundana de la cómoda vida con  amigos, y lo que le exige, la imaginación y el corazón.

Las amistades que tiene el personaje protagonista proporcionan la visión de un afecto hondo y desenfadado, muy habitual actualmente, en los grupos de chicos de esa edad, pero Radnor también pone de relieve cómo nacen las obsesiones del joven, ya, adulto, 27 -30 años, a partir de querer disfrutar de una profesión remunerada, formar pareja y tener hijos.

Radnor comprende a la perfección el enfoque que tiene que dar a su actuación y resiste la tentación de excederse en sus expresiones, lo cual constituye uno de los ingredientes esenciales de una película en que la principal fuente manifiesta se encuentra en su cotidianidad; el resto del abundante reparto hace un magnífico trabajo de autenticidad absoluta.

“HappyThankYouMorePlase, una concepción del cine poco usual.


A %d blogueros les gusta esto: