Crítica: Grand Piano

Grand Piano - cartelEl nuevo trabajo de Eugenio Mira. Crítica de la película “Grand Piano”.

Pese a que han pasado cinco años desde su último concierto Ton Selznick (Elijah Wood ) vuelve al teatro con un público expectante por su regreso. Tiene miedo a no quedar bien, de no estar a la altura de lo que su estatus le exige. Alentado por su esposa (Kerry Bishé), de la que está muy enamorado, entra en el recinto, recupera fuerzas y se sienta al piano, al abrir la partitura se tropieza con una nota amenazadora, en la que se le conmina a ejecutar el mejor concierto de su vida si quiere salvar su vida y la de su esposa.

“Grand Piano” comienza con una trama para nada previsible por lo que nos sentimos bien esperando disfrutar de ella, expectantes caminamos entre fotogramas adentrándonos poco a poco en esquemas más usuales del cine. Las fortalezas de la película se van convirtiendo en insuficientes para deslumbrarnos, aunque como se parte de la base de un sólido e interesante guion de Damien Chazelle, el director juega con esos mimbres, los de saber qué pasa cuándo nos enfrentamos a un problema de considerables dimensiones: como son que un asesino ponga en jaque al principal músico del concierto y, de paso, cree la inestabilidad entre el público.

Imagen de Grand Piano

Al principio esto se mantiene, junto con una coherencia de argumento, todo durante unos estupendos primeros veinte minutos, luego viene la debacle de la historia y por tanto la debilidad del entramado: la intriga se cae y las escenas brillan por su falta de coherencia total, volviéndonos la mirada  hacia los tópicos y los patrones más recurrentes del cine, entrando desgraciadamente en un callejón sin salida donde no acabas de tener nada claro. Al final la historia se torna difusa, el mensaje queda escondido y la ficción no tiene el pulso de un thriller inquietante.

Queda decir que es muy interesante la idea y tiene buena ambientación, como siempre ocurre en las películas de Eugenio Mira, pero no sé hasta cuándo las rarezas cinematográficas de este director nos llegarán a enganchar. Me pasó con “Agnosia”,  justo cuando estás en lo mejor de la historia, te despiertas de forma violenta. El equipo que rodea “Grand Piano” había despertado mis expectativas sobre esta película…

La música de Víctor Reyes y la fotografía de Unax Mendía destacan. Y en el apartado interpretativo tenemos a  Elijah Wood como perdido en el personaje, John Cusack aparece unos minutos y para nada es lo que esperábamos y a la única que puedo valorar en positivo es a Kerry Bishé, y tampoco es que brille demasiado pero destaca sobre el resto. Los demás, aceptables simplemente. En resumen “Grand piano” para mí es una película endeble.

¿La recomendaría? La verdad es que no. Si la ven, opinen.

 

Crítica: El mayordomo

Cartel de El MayordomoEl campo de algodón se muestra arrogante. Masa verde y blanca en el llano que domina el horizonte. En sus surcos, familias enteras de negros, hombres, mujeres y niños; sonámbulos agonizantes aplastados por la mano de los opresores blancos. Pocas son las miradas que se alzan al amo como examen de reclamo. El padre de Cecil Gaines (Forest Whitaker) lo hace. El drama que ya existía se fortalece y agita. Cecil abandona la plantación para vivir a la voluntad de su destino. Crítica de la última película de Lee Daniels, “El Mayordomo”.

Daniels ha capturado esta historia entregándonos una mirada a la vida de un mayordomo de la Casa Blanca durante la práctica de ocho legislaturas (1952-1986), periodo que le permitió ser testigo directo de la historia política y racial de los Estados Unidos y envejecer con el recuerdo vivo.

Con guión de Lee Daniels y Danny Strong, en “El Mayordomo” la síntesis del corazón de la historia empieza  a tomar forma enseguida, desde los primeros fotogramas viviremos amor, dolor, lágrimas y los momentos más fríos y tristes de unos personajes que se nos muestran para ser amados. Realizaremos con ellos un viaje a la libertad con su orgullo como único sostén, en un mundo que les oprime y esclaviza. Llevada con buena mano por el director americano nos consideraremos testigos de una radiografía de su país en el siglo XX. Con situaciones bastante complejas, lo cual es necesario para poder ir acomodando las ideas que el argumento encierra.

Imagen de El mayordomoAl principio el tono visual elegido en “El Mayordomo” puede resultar apagado, pero con el paso de los minutos y la acertada y elegante puesta en escena nos sentimos absolutamente cómodos. Estupenda fotografía de  Andrew Dunn, si bien el atractivo principal del filme es el factor relato, explicado a la perfección, también la cinta es rica en conceptos tales como recreación y vestuario que destaca en todos sus aspectos, combinando todas estas cualidades para arrojar como resultado una película emotiva y reflexiva. Lee Daniels dirige con gran estilo tanto en las escenas dramáticas como en las más aceleradas y festivas y si quizás el carácter histórico para algunos espectadores quede un tanto confuso, pocos serán los que se muestren en desacuerdo con mi afirmación de que es una buena película.

 Forest Whitaker está soberbio en el papel del sufrido Cecil y está respaldado por unos actores de reparto excelentes, entre los que destacan, Oprah Winfrey, John Cusack, Jane Fonda, Cuba Gooding Jr, Terrence Howard, Lenny Kravitz, James Marsden, David Oyelowo, Vanessa Redgrave, Alan Rickman, Liev Schreiber, Robin Williams, Clarence Williams III, David Banner, Michael Rainey Jr, Alex Pettyfer, Mariah Carey y Nelsan Ellis.

Me gusta y me parece muy atinada la música de Rodrigo Leão : desconfianza y angustia, notas que ciñen las turbadas condiciones que dan vida “El Mayordomo”. 

 

A %d blogueros les gusta esto: