Jamie Foxx

Jamie FoxxJamie Foxx (Eric Marlon Bishop) nació en Texas, EE.UU., el 13 de diciembre de 1967.

Ficha en Imdb.

Sus películas en Comentamos Cine:

Django Desencadenado (2012)

Salidos de cuentas (2010)

Un ciudadano ejemplar (2009)

El Solista (2009)

Crítica: Django Desencadenado

Cartel Django DesencadenadoEl invierno es propicio para el cine de películas de larga duración con reflejos de historia. “Django Desencadenado” es una de ellas, del frenético e incomparable maestro de la violencia y la acción, el loco fetichista, el buen contador de historias, Quentin Tarantino. Es intenso y no lo esconde, lleva su energía como una segunda piel.

Lo hemos visto en la pantalla una y otra vez. Bien en la insólita Reservoir Dogs, en la rompedora Pulp fiction, o en la buenísima combinación de Kill Bill, nos hizo imaginar visualmente en Sin city, Ciudad del pecado, o en la determinación atrevida que nos impuso con Malditos Bastardos. Con “Django Desencadenado” nos sitúa dos años antes del estallido de la guerra civil norteamericana, King Schultz (Christoph Waltz), un cazador de fugitivos alemán que le sigue la pista a unos asesinos, le promete al esclavo negro Django (Jamie Foxx) dejarlo en libertad si le ayuda a atraparlos. Terminado con éxito el trabajo, Django prefiere seguir al lado del alemán y ayudarle a capturar a los delincuentes más buscados del Sur. Se convierte así en un experto cazador de recompensas, pero su único objetivo es rescatar a su esposa Broomhilda (Kerry Washington), a la que perdió por culpa del tráfico de esclavos. La búsqueda llevará a Django y a Schutz hasta Calvin Candie (Leonardo DiCaprio), el malvado propietario de la plantación “Candyland”.

Con un comienzo suave y sensible, este film no asalta a través de los sentidos; los primeros diez minutos son impresionantes, es en esos minutos donde se despliega la historia, antes de que pase el tiempo el director apaga toda tranquilidad y avanza por el arduo terreno justiciero, en ese período ya estamos sumergidos en un producto serio, contundente y aleccionador.

Django Desencadenado” no se queda en una mera exhibición de una película de western-acción, sino que se dilata ofreciéndonos surtidos momentos de humor y una corriente de escenas hilarantes y violentísimas, pero ni los chistes ni ese tono impetuoso eclipsan el velado núcleo emocional, ésa es la diferencia de este western y otras películas similares: su accesibilidad. Tarantino cuando rueda acostumbra a calzar unos zapatos que lo mantienen firme asegurando todo lo que filma con un poder que otorga ese tono grandioso a sus, por lo demás, estrictamente entrañables imágenes. “Django Desencadenado” no cuenta una historia sino un episodio en el nutrido paso de la historia, Tarantino no repara en mostrar la violencia de ese mundo natural: humanos que son fieras que humillan y destrozan a humanos.

La fotografía presenta una narración visual atractiva, el guión se ajusta a las líneas básicas de lo que quiere transmitir su autor, frescura en los diálogos y frescura en sus sentencias, ácidas e irónicas. Tarantino distribuye la acción entre los protagonistas de modo equilibrado y describe los personajes con precisión. Los diálogos son claros y contundentes, los personajes bien estudiados: el doctor Schutz funciona como reivindicador de los derechos de los negros, no le gustan los ricos del Sur y la forma en que tratan a los pobres esclavos y además de ser bondadoso es un tipo listo. Un personaje bien dibujado e imprescindible, aunque por este papel Christoph Waltz esté nominado a los Oscar como mejor actor secundario, su papel aquí está a la altura de Jamie Foxx representando a Django, que está borbado. Leonardo Dicaprio: ese negrero perverso, perfecto, y Samuel L. Jackson, genial.

Esta película no es una obra maestra, no es imprescindible, ni un tratado de ética y moral. Solamente es una obra que posee el lenguaje concreto donde lo primordial es la mirada desde donde su autor contempla los hechos. Quizás sea el trabajo más sincero de Quentin Tarantino, con el que no parece buscar amigos nuevos. Así que quien acepte verla gozará de una movida travesía por la efervescencia de la esclavitud y la lucha de un individuo contra la opresión y el sometimiento que le asignó el destino.

Django Desencadenado”, un héroe negro en un mundo de maldad blanca.

Crítica: Salidos de cuentas

CartelEstrenada justo un año después de Resacon en las Vegas, se adivina en “Salidos de Cuentas” un intento de conjugar lo picante con lo sentimental, atendiendo a la perspectiva que otorga la imagen ensalzada de Robert Downey Jr., aún así en ”Salidos de Cuentas”, sigue esa conjetura de costumbre en la mirada de su director, con sus partes usadas y sus osados cambios de tono, es como si asistiéramos a la segunda parte de cualquiera de las últimas obras de Todd Phillips, que lejos de ser un problema, hay  entre los fragmentos que la integran, suficientes risas para satisfacer al público.

El devenir de los dos protagonistas, Peter Highman,(Robert Downey Jr.), arquitecto de éxito, un hombre feliz porque en poco tiempo será padre, y Ethan Tremblay (Zach Galifianakis, Resacon en las Vegas), un pésimo actor, aspirante  a que le llegue  la fama, que regresa del entierro de su padre y se dirige a Hollywood para una entrevista con un importante agente, les lleva a tomar el mismo avión. Peter quiere regresar a casa junto a su querida esposa y asistir al nacimiento de su bebé, el aparato está listo para despegar, pero un altercado por falta de entendimiento entre estos dos tipos hará que las autoridades les imposibiliten efectuar el viaje por aire, sin documentación, sin dinero, ni equipaje, y con el tiempo echándosele encima, Peter se verá obligado a aceptar la compañía de Ethan para cruzar los Estados Unidos en coche. El camino no  será de rosas, entrarán en una sacudida de acontecimientos y la intromisión inevitable de algún que otro obstáculo. Peter pasará de la alegría a la desesperación sin apenas dilación, con un desplome vertical de todas sus esperanzas.

La excusa del vuelo perdido, da pie a esta historia azorada y divertida. En este contexto, aunque esta película mantiene el tono desenfrenado casi absurdo en su ritmo narrativo, se vislumbra en ella más autoridad cinematográfica, Robert Downey Jr. es la mayor garantía de la cinta, con su innegable entrega, compartiendo protagonismo con Zach Galifianakis y juntos forman un tándem perfecto; a pesar de esto, en mi opinión,  los personajes a veces pecan de debilidad, son pobres para actores de tanto renombre. Jamie Foxx  tiene un papel realmente invisible y no digamos de Juliette Lewis, en general personajes faltos de peso escénico, de todas formas se nota la buena voluntad de Phillips  que sin duda se ha superado En todo momento el trasfondo de humor no pierde fuelle y sigue siendo el eje central de “Salidos de Cuentas”.

Me quedo con la gradual tensión formada en el rostro de Robert Downey Jr.

Independientemente de su matriz, aunque muchos la pueden considerar trivial, a mí me parece que es una  película que contribuye a alegrarnos una tranquila tarde de otoño, al calor de una sala de cine, envueltos en el aroma de unas apetitosas palomitas.

Un ciudadano ejemplar

Kurt Wimmer, a veces guionista y en otras ocasiones director de películas tales como la inolvidable “Equilibriun” dirigida en el 2002, en esta ocasión ha escrito el guión para  F. Gary Gray, del que también recordamos con cariño a Edwad Norton y Charlize Theron en “The Italian Job”, de 2003. Unidos los dos, escritor y director, nos dan “Un ciudadano ejemplar” una historia que  genera un alto grado de interés desde el primer minuto, contando este relato con un guión brillante y una idea totalmente inquietante.

Clyde Shelton (Gerard Butler) está sentado en su casa hablando con su hija y su esposa. Esperan que termine de cocinarse la comida para sentarse a la mesa. Están bromeando sobre lo bien que huele la comida y sobre los trabajos manuales de la niña, cuando suena el timbre de la puerta, Clyde la abre, y recibe un golpe que lo tumba en el suelo, después otro y otro. Los visitantes  son unos ladrones que han venido a robarle pero no se conforman sólo con eso. Horriblemente  matan a su esposa e hija delante de sus propios ojos, él lo ve todo hasta que el dolor le hace perder el conocimiento. Los criminales asesinos son detenidos, pero el fiscal Rice (Jamie Foxx) le propone un pacto a uno de los implicados para que declare en contra de su compañero a cambio de rebajar su tiempo en prisión. Pasan diez años, y Clyde no se ha recuperado de la pérdida de su familia, es más,  su atormentada cabeza le dicta arreglar de una vez por todas el sistema judicial que tan erróneamente se pronunció en su caso y miles de casos más.

Gerard Butler, desborda emoción en “Un ciudadano ejemplar”, sus ojos azules, muy abiertos y brillantes, como necesitando  en todo momento que un río de lagrimas inunde todo su espacio. Inmediatamente los relaja con una cierta expresión de dolor. De repente, mira al frente con desafío, con un gesto con el que parece entrar en un misterioso proceso de osmosis hacia una salida que su personaje necesita, un hombre que él brillantemente  representa. Éste es el actor que yo quería ver, Butler es el intérprete del que más películas le he comentado en este blog, y hasta ahora no le había tratado positivamente. Me parece que hace bien su trabajo pero no ha tenido la suerte de participar en películas de calidad. Con “Un ciudadano ejemplar” se  luce como actor y, en el mano a mano con Jamie Foxx los dos salen beneficiados dominando a los respectivos  personajes y haciendo fluir con absoluta corrección la narración.

Toda la película gira entorno al sistema judicial americano dejando al desnudo todas sus miserias. Contiene una estupenda atmósfera con aroma a vulneración y a locura causal. El resultado es el de un producto que nada tiene que envidiar a otras producciones de intriga con exitosa repercusión en taquilla y en los medios de comunicación.

Es un thriller intenso con el que se pasa sin darte cuenta la hora y cuarenta minutos que te ha ocupado y que desarrolla una historia, no de venganza, sino de justicia aunque no debamos  admitirlo. Yo la recomiendo para los amantes de la intriga y los sustos desprevenidos.

Antes de terminar reseñar que todo el conjunto actoral están de diez

A %d blogueros les gusta esto: