Crítica: Wonder Woman

De la directora de cine y escritora  estadounidense Patty Jenkins, artífice deMonster “ en 2003 por la que Charlize Theron ganó el Oscar a la mejor actriz, nos llega en 2017 su último trabajo que se está comercializando como un auténtico hito en cine de aventuras donde la protagonista es una mujer . Crítica de la película “Wonder Woman”.

La película se abre con una voz en off y una imagen de Paris desde lo alto; nubes y bajada rápida al borde de estampas famosas de la ciudad para terminar la presentación en el gran Museo del Louvre. Un primer plano a contraluz de una mujer aparentemente joven que también rápidamente ocupa su puesto de trabajo. La voz en off nos la presenta pero el encuadre nítido y el tono bajo como de diálogo comienza un relato que sin advertirlo nos traslada a una isla maravillosa.  Allí viven solo mujeres “Amazonas”, de la mitología griega. Nos encontramos con  Diana  (Gal Gadot), princesa de las Amazonas, entrenada para ser una guerrera invencible. Diana fue criada en esta isla entre fuertes entrenamientos y el cariño de todas, y por encima de ellas el amor de su madre Hipólita (Connie Nielsen) y su tía, hermana de su madre, Antílope (Robin Wright). Hasta que un día ocurre algo sobrenatural o mágico y el piloto norteamericano, Esteve  (Chris Pine),  tiene un accidente y acaba en las orillas de la fantástica isla.  Le encuentra Diana, una chica ya mayor pero ignorante de cómo es la vida fuera de su isla, Esteve le cuenta que hay un gran conflicto en el mundo, la “Primera Guerra Mundial”. Diana decide escapar de la isla, cree  que ella puede detener la guerra. Y allá llega… Hasta aquí puedo contar.

Perfilando su técnica, con su segunda incursión detrás de la cámara para la gran pantalla, tras muchos años dedicada a realizar series para televisión, Patty Jenkins aprovecha la oportunidad para descolgarse en un modelo de concisión narrativa y mucho espectáculo. Completa el prototipo de una heroína de espíritu libre, venida de una sociedad deliciosa. Es indudable que la ciencia ficción hace todo verosímil con destreza y todo tipo de emisiones casi realistas.

Todo este film, empezando por la monumental Gal Gadot, es desmesurado y lleno de fantasía.  La figura Wonder Woman, una mujer leyenda que viene a salvar la tierra gracias a que un ciudadano americano arriba en sus aguas. Eso es de aplauso. Estoy excepcionalmente perturbada por esta película que se me vendió como feminista, como una película de  mujeres valientes e independientes. En todo el corazón del film que es una tremenda guerra solo sale esta supermujer, que lucha por parar las guerras llevada por un militar americano. Aunque el tono y el ritmo intentan ser reposados  “Wonder Woman” es una de las películas de superhéroes más despiadada que he visto. La mezcla de la mitología con los hombres y la guerra me parece  valida pero recurrente y módica.

Sin lugar a dudas “Wonder Woman”, con sus medios tecnológicos y su peso financiero, utiliza genial lo artificioso de la producción y ya prepara segunda entrega. En la pantalla, el profesionalismo de Patty Jenkins aparece fuera de toda crítica. El enfoque relajado de casi todo el trayecto contribuye a hacer más intensa la segunda parte de la película y fulgurante su resolución. Aspectos tales como el encuentro final y el deseo de victoria le conceden un cierto subrayado en el género.

El guion fue escrito por  Allan Heinberg, basándose en el comic del mismo nombre. La música del compositor británico Rupert Gregson-Williams . La fotografía del joven y famoso director Matthew Jensen. En el reparto, los actores y actrices, Gal Gadot, Chris Pine, Robin Wright, Connie Nielsen, David Thewlis, Danny Huston,Elena Anaya, Lucy Davis, Ewen Bremner, Samantha Jo, Saïd Taghmaoui,Lisa Loven Kongsli, Florence Kasumba, Mayling Ng, Emily Carey y Doutzen Kroes consiguen un logro que se acrecentará al obtener todos los premios que les esperan…

Un universo con el programa algo cambiado, no olvidemos que nació en las páginas de un tebeo.

Anuncios

Crítica: Comanchería

comancheriaLa grandilocuencia visual de David Mackenzie, más discreto pero no menos ambicioso, junto al  guion de Taylor Sheridan. Crítica de la película “Comanchería”.

Toby Howar(Chris Pine) es alguien que desde que nació no había sido completamente feliz, pese a que sus progenitores se habían encargado de crearle ilusiones para que creyera que vivía en un mundo más afortunado finalmente estas ilusiones se habían roto. Él es un joven padre divorciado con dos hijos, a los que no puede pasarle la manutención, y al que están a punto de desahuciar de su casa. Junto a su hermano, Tarner (Ben Foster),  al que hacía mucho que no veía, se dirigen al Oeste de Texas con el objetivo de realizar una serie de robos en algunas sucursales bancarias para poder conseguir el dinero suficiente como para salvar su vida familiar. Se las verán con un Texas Ranger, Marcus (Jeff Bridges), que no estará muy de acuerdo con lo que hacen.

Dejando aparte el hecho que te ríes y no te emocionas con ella, “Comanchería” resulta  una farsa dulce y previsible que se ve con agrado gracias a su fluida mecánica de conexión argumental y a la consistencia de sus esforzadas interpretaciones. Suspendida en la transparente calculada definición de la propuesta, resulta una comedia blandita que en ningún momento explora hasta las últimas consecuencias lo afilado de las situaciones planteadas.

Esa tierra de nadie es, a mi juicio, lo mejor que expone el film, los habitantes como fantasmas y los policías en todas partes y en ninguna. El desplazamiento de la cámara que con sus perfectos ángulos los sigue de largo, viajando de puntillas por la realidad dura y arrogante, acogiendo al paisaje que se le antoja tan principal a Mackenzie. Desde ese competitivo descaro, esa gana de crear algo exagerado le da lustre a “Comanchería”.  El director sueco cuenta “Comanchería” como una fábula sobre la búsqueda de la supervivencia, la pureza de la raíz de las costumbres, el peso de la política y los intereses económicos, estas grandes palabras están revestidas con el ropaje de una narración de western-aventuras moderno y pronunciadas en un lenguaje del más satírico humor. La fotografía de Giles Nuttgens es un ejemplo de cómo hacer cine de tentación visual, con una fragancia de algo especial que flota en las imágenes.

imagen-de-comancheria“Comanchería” nos arrastra con su argumento a tiempos pasados, su rosario de viejos hits revividos en la boca de nuevas estrellas tiene que ver con su naturaleza western, vuelto a cantar por un cineasta con la ardorosa creencia de que el arte sirve para algo más que para el disfrute narcisista, sirve literalmente para denunciar y divertir. Y tiene algo más: su carácter de pavoroso diagnóstico sobre la sociedad, los bancos y el capitalismo,  incluso desde su filosófica ironía. Nick Cave y Warren Ellis ponen la música que acompaña a los cuadros más destacados en una sintonía que adornan imágenes en una magnífica paleta de colores.

Altamente meritorio el ejercicio de estilo de Ben Foster, hace un papel con seguridad en sí mismo y en lo que representa, muy bueno. Chris Pine derrocha inteligencia y atractivo en su mejor papel.  Jeff Bridges con su personaje más simpático, el viejo actor no dejará nunca de ser un símbolo, sin duda nunca olvidaré su interpretación en “Corazón salvaje”, en 2010. En realidad, la película tiene un reparto que cautiva, desde Gil Birmingham, Katy Mixon, Dale Dickey,Kevin Rankin, Melanie Papalia, Lora Martinez-Cunningham, Amber Midthunder,Dylan Kenin, Alma Sisneros, Martin Palmer, Danny Winn, Crystal Gonzales, Terry Dale Parks, John-Paul Howard, hasta  Debrianna Mansini, todos confirmando el talento del director y el suyo propio.

¿Por qué “Comanchería”  si su título original es tan bonito, “Contra viento y marea”?

Véanla.

Crítica: Imparable

CartelQuiero comenzar mi crítica señalando que “Imparable” es la obra más carente en creatividad en la carrera de este director, Tony Scott, aunque capta la curiosidad del espectador sin esfuerzo alguno,  enmarcada en el género catastrofista. El  pequeño de los hermanos Scott junto a su actor fetiche Denzel Washington trabajan una película donde se mueven como pez en el agua, acompañando en el elenco, Chris Pine. Tony Scott recuece este film como vehículo de entretenimiento, no arriesga más.

El argumento nos coloca en Estados Unidos, en su estado más poblado: California, y nos centra en la ciudad de Stanton. Frank (Denzel Washington) un veterano ingeniero de ferrocarriles con problemas en la empresa, antes de marcharse de la compañía conoce a un chico joven que supuestamente viene a sustituirle Will Colson (Chris Pine, Infectados). Entre los compañeros, su juventud causa un poco de intranquilidad, ellos son mayores y el trabajo está muy escaso, pero con quien más diferencias tiene Will es con Frank, su compañero más directo. Algo va a suceder que limará todas las discrepancias y seguramente los convertirá en figuras, un peligro enorme se cierne sobre Stanton y estos dos hombres unidos logran salvarlo, la pérdida ya no será de las dimensiones trágicas que se temía.

¿Cuántas películas de este tipo habremos visto? “El tren del infierno”, “Sin control”, “Alerta máxima”, “El puente de Casandra”, “Aeropuerto”,  “Speed”, la última Asalto al tren Pelham 123, la anterior de Tony Scott. Puede ser un avión, un autobús o un tren, pero el desarrollo es el mismo en todas, unos actores muy conocidos que después de grandes inconvenientes logran lo que pretenden y salvan al mundo.  “Imparable” no parte de un guion libre pues esta película está sacada de hechos reales acontecidos en mayo del año 2001 y Tony Scott armado de cine de acción hace un homenaje a estos héroes. Se le puede achacar que no tiene una trama elaborada pero lo que cuenta es lo que ocurrió, por ello  este director se vuelca más en expandir el aturdimiento, el desconcierto, la acción extrema, creando una película que lleva al límite la capacidad del realismo instintivo con el que los protagonistas quieren salvar la vida de sus vecinos.

“Imparable” se aparta de ser una película de calidad, su mérito es la tensión creciente con que el director nos obsequia y el leve toque dramático que enriquece el recorrido, todo lo descrito y expuesto se hace detalladamente con planos y secuencias amplias que muestran con milimétrica fidelidad las tácticas seguidas por su director durante toda la película, no abusa nunca de los efectos especiales que a estas alturas es un hecho digno de admirar  y, a ello le sumamos el buen trabajo desde la interpretación. Tenemos a Denzel Washigton a sus anchas en su papel de héroe candoroso y templado, y a un interesante y más  convincente Chris Pine como princípiate novato en los trajines ferroviarios, me sorprende ver que ha mejorado significativamente, espero que siga desarrollando este lado más enérgico, registro que tenia escondido. También debo destacar a Rosario Dawson haciendo el papel de Connie, y su buen trabajo al otro lado de la radio, siempre ayudando y traspasando tranquilidad a sus compañeros, y Kevin Dunn, el jefe Galvin, un secundario irreprochable

La travesía llega a su fin y atrás quedan la lucha, el cansancio, el coraje y, los esfuerzos en conjunto, salimos de la sala satisfechos por su alta dosis de acción, hemos pasado muchos nervios entre raíles mientras degustábamos palomitas dulces y saladas.

Infectados

infectados-trailer-y-poster-en-espanolLos hermanos catalanes, Alex y David Pastor,  establecidos en Nueva York, escriben y dirigen “Infectados” este largo apocalíptico protagonizado por Piper Perabo, Christopher Meloni, Chris Pine, Emily Vancamp, Lou Tailor Puci, y Kierman Shipka.

La historia empieza mostrándonos a cuatro jóvenes de la ciudad, que emprende un largo viaje a una lejana playa.  Una aventura como de vacaciones pero, en realidad, están huyendo de un agresivo virus que ha infectado a todo el mundo, ellos quieren pasar una temporada en un lugar al que acudían en su infancia, ahora con la esperanza de no contagiarse. El problema es que después de pasar en la carretera una peripecia, se les estropea el coche y aquí es donde los cuatro chicos  empiezan a darse cuenta del futuro incierto que se les aparece.  Hay en todos una gran psicosis por la enfermedad y tienen que atravesar cantidad de obstáculos .

Esta película de dirección española y producción norteamericana, tiene oscilaciones que enganchan, se nota que quien está detrás de la cámara  sabe  manejarla. Estos hermanos cineastas, en ésta su primera película, nos dejan algo que pensar, pues la verdad es que te esperas que la película sea de zombis, que se vayan muriendo, arrastrando, con sus caras de zombis, que te asusten, algún sobresalto, algún sustillo,… pero no, esta película quiere darnos otro mensaje, un mensaje, de que ante una situación limite es increible lo que el hombre puede llegar a hacer para salir o intentar salir de ella.

En esta historia tienen mucha fuerza los escenarios: una carretera larga, unos lugares desérticos, la óptica fotográfica muy amplia, sólo esto ya te puede dar miedo, bueno, miedo y locura pues vaya panorama.

Bien por estos profesionales españoles en América, esperamos la próxima.

A %d blogueros les gusta esto: