Crítica: La punta del iceberg

La punta dle icebergEl director y realizador de cine David Cánovas en su primer largometraje ha barajado todas las aproximaciones con las que cinematográficamente se podía acercar al tema social y ha optado por la más insólita, las más escondida y por tanto la más arriesgada. Crítica de la película “La punta del iceberg”.

Todo comienza: Una gran empresa multinacional se ve sacudida por el suicidio de tres de sus empleados. Sofía Cuevas (Maribel Verdú), alto cargo de la compañía, es la encargada de investigar, averiguar y realizar un informe interno para esclarecer los hechos. A través de sus entrevistas con los empleados irá descubriendo abusos de poder, mentiras y la existencia de un ambiente laboral enrarecido y obtuso en el que le cuesta ir penetrando.

Basado en la obra teatral de Antonio Tabares, galardonada con el Premio Tirso de Molina en el año 2011 y el Premio Réplica en el 2012, el guion de David Cánovas, José Amaro Carrillo y Alberto García Martín esconde una compleja trama basada simplemente en la vida de los trabajadores de una compañía.

“La punta del iceberg” rezuma la imaginación teatral, que tanto nos gusta en el cine. No hay duda de que David Cánovas conoce el terreno que pisa. Su trayectoria comienza en el año 2002 con “Mate”, y continúa en 2003 con el cortometraje “Sin remite”, pasando por “Cambio de turno” en 2007, “Cuestión de actitud” en el año 2008 , “El contratiempo” en 2009 y “Odio” en 2011, con los consiguió diferentes premios . Ha destacado además por su trabajo de realizador y guionista, siempre con el éxito rozándole. En su tardío paso a la dirección de largometraje, el director tinerfeño ha optado por realizar una película de las características de la que nos ocupa. Una apuesta dramáticamente osada, de la que sale airoso.Imagen de La punta del IcebergEn “La punta del iceberg” el cineasta cuenta con un reparto de lujo y, entre todos, Maribel Verdú le da la mano con su habitual saber hacer delante de la cámara, sus miradas, sus gestos y su desdoblamiento que no parece haberse atemperado, muy al contrario, la actriz luce un tapiz de personalidad detectivesca en esencia en su personaje. Las fobias, la filias y las recurrencias claudicantes están perfectamente punteadas por el resto del reparto: Fernando Cayo, Bárbara Goenaga, Álex García, Carmelo Gómez,Ginés García Millán, Jesús Castejón y Jorge Calvo. Arropados por la música de Antonio Hernández y la fotografía  de Juan Carlos Gómez.

En “La punta del iceberg” la inmoralidad capitalista y la mezquindad son los motores que mueven las imágenes, es evidente que eso está ahí, que muchas empresas están sacando los pies del tiesto oprimiendo a los trabajadores hasta el límite. Digamos que en el canto de esta película reside su falta de exceso, la historia cuenta sencillamente lo que quiere contar desde dentro, sin alardes de ningún tipo. A partir de ahí, todo vale porque es cierto y así se dibuja. David Cánovas no es sutil, ni falta que le hace, ese perverso detalle de opresión que muestra esta película, rebozado de espíritu deshumanizado, denso e intenso, componen una galería aterradora de personas que dirigen las vidas de los de abajo, y queda perfectamente plasmado. Un tratamiento objetivo que mantiene creciente el interés del espectador.

Podría haber una lectura más política en la película, esta posibilidad queda negada, ya que, la esperanza es lo único que da fuerzas al personaje principal, por ese lado, me gusta cómo la muestra y la aplicación de sus reflexiones, aunque para mí quizás sean algo moderadas.

Véanla.

Anuncios

Cine Español: Agallas

Agallas_cartel_peli

Es la primera película española que vamos a comentar: Agallas. Los directores son Samuel Martín Mateos y Andrés Luque Pérez. Los guionistas, Javier Félix Echaniz y Antonio Gil  Bengoa, y en el reparto tenemos  a Hugo Silva, que es un delincuente recién salido de la cárcel, y a Carmelo Gómez, que representa a un mafioso y acaudalado gallego; junto a ellos, un elenco  bastante diverso de buenos actores, que les acompañan y entre todos sacan un producto realmente aceptable.

El entorno gallego y sus maravillosos paisajes son  el escenario de toda la intriga, golpes, tiros, engaños, barcos, lujo y mucha depravación. El papel de Hugo Silva hace que este hombre, nos muestre registros nuevos que no habíamos tenido ocasión  de descubrir en él. Silva es el protagonista y su papel de delincuente  le viene como anillo al dedo, lo que hace que el actor se redescubra a sí mismo y nos lo muestre a los espectadores.

Y qué vamos a decir de Carmelo Gómez, este actor tiene en su haber tres premios Ondas, tres Fotogramas de Plata y dos premios Goya, es decir nos hallamos ante un actor consolidado y reconocido que llena  la pantalla en cada toma una vez más.

Una cinta que desarrolla su historia conjugando estupendamente  la intriga con pequeños guiños de chispa y socarronería, y así    logra la empatía necesaria para que la butaca del cine se haga muy confortable.

El film no nos propone un claro mensaje anticorrupción, ni nos da  como es obvio ningún discurso de lo costoso que es cruzar la  delgada línea que separa lo bueno de lo malo, pero sí te hace conciencia.

Un metraje bien planificado desde su relato, absorbente desde su suspense y, bien representado desde sus actuaciones.

Mi criterio es: tiene peso y validez,  y además es producto nuestro. Apostemos por ello.

A %d blogueros les gusta esto: