Crítica: Cyrus

Cartel

Cartel

“The puffy chair” en 2005, “Baghead” en 2008, curiosa sucesión, sin duda del todo asumible; ahora, en 2010, “Cyrus” y todas ellas con dirección y guion de los hermanos Mark y Jay  Duplass, tienen una historia que contar y la cuentan seriamente, aportando por momentos algún toque de humor entremezclado con una gran proporción de gris emocional.

Antes de adentrarnos en la crítica de “Cyrus”, echemos un vistazo a su  argumento: John (John C. Reilly) está esperando unos minutos más, despertarse no significa forzosamente abrir los ojos, la luz entra por la ventana pero la calidez de las sábanas se opone testaruda a que John vuelva a probar el frío de su cuarto, de su casa y de su vida, en su cabeza el frío tiene una resistencia inusitada, el frío de su existencia es sólido, duro, extraño; por fin un golpe bronco le hace abrir los ojos, sin llamar a la puerta de su cuarto su ex mujer, Jamie (Catherine Keener) entra en la habitación. Siete años llevan divorciados, John no ha retomado su vida social, de hecho, su hundimiento es total y más con la noticia de que Jamie va a volver a casarse, ella le ayuda a salir adelante, le apena su tristeza, así, después de darle la noticia de su boda le convence para que asista a una fiesta.  Allí John conoce a Molly, (Marisa TomeiEl inocente) una chica agradable y seductora, enseguida surge entre ellos un especial feeling , inician una relación apasionada, pero Molly  preocupa a John con su actitud, un destello de desconfianza se abre paso dentro de su cabeza que tiene sabor a algo ya vivido muchos años antes. Ahora que él empieza a tener calor de nuevo, que la confianza vuelve a ser su amiga, ahora que ya no pierde el equilibrio, tiene miedo a lo que Molly le pueda ocultar y decide seguirla hasta su domicilio. John descubre que el secreto de Molly es su  hijo, Cyrus (Jonah Hill, Increíble pero falso) un chico de veintidós años.

“Cyrus” es un procaz ejercicio inteligente y sarcástico de las relaciones cotidianas del momento, ya que cuenta con unas posibilidades muy amplias, responde acertadamente a algunas de las manifestaciones de la complejidad de la convivencia. Los hermanos Duplass hacen una reflexión profunda y una exploración arriesgada de los mecanismos que nos mueven a la hora de tomar decisiones y  del miedo al cambio, a lo nuevo, a lo desconocido. Los conceptos del relato y el discurso tienen el mismo propósito, utilizarlos como sistema para llegar a un juicio más fiel y completo por parte del espectador.

“Cyrus” a veces deprime, otras nos saca una sonrisa, pero nunca nos decepciona, Mark y Jay Duplass consiguen una película cargada de profundidad y sentimiento, historia de aventura humana, camino incómodo por el que muchos de nosotros andamos deambulando, sin posibilidades ni perspectivas.

En el reparto, el grupo de actores que adoptan las vidas de los personajes, están realmente acertados, destacando la interpretación cara a cara de John C Reilly y Jonah Hill, magníficos.

“Cyrus” es una obra de fácil análisis y de lectura ligera, pues todas sus propuestas implican situaciones de naturaleza elemental. Para mí es una película aceptable.

Anuncios

2 Responses to Crítica: Cyrus

  1. Merce says:

    Mi genero favorito sin duda es el de la comedia social, por lo que veo, entrando en cada apartado de género, no es de los más trabajados. He de dar también mis felicitaciones a asignar a “catástrofes” un genero, ya que en Estados Unidos desde el 11-S se hace. Y es cierto que existe como tal. Esta página es la más completa de las que he leído de crítica. Estoy cansada ya de revistas de Kiosko con críticas que parecen sinopsis pagadas por la distribuidora.
    A lo que voy, la comedia social es la más dificil de las materias, la que mas llega al corazón porque lo hace a través de la risa y siempre puede acabar en llanto…
    Mi ánimo a seguir en la búsqueda de estas películas.
    Ahí os dejo una de las mejores citas del mundo, por uno de los mejores comediantes del mundo.
    Gracias Marel por todo.
    Vida

    Ya perdoné errores casi imperdonables.
    Trate de sustituir personas insustituibles,
    de olvidar personas inolvidables.

    Ya hice cosas por impulso.

    Ya me decepcioné con algunas personas ,
    mas también yo decepcioné a alguien

    Ya abracé para proteger .
    Ya me reí cuando no podía .
    Ya hice amigos eternos.
    Ya amé y fui amado pero también fui rechazado.
    Ya fui amado y no supe amar.

    Ya grité y salté de felicidad.
    Ya viví de amor e hice juramentos eternos,
    pero también los he roto y muchos.

    Ya lloré escuchando música y viendo fotos .
    Ya llamé sólo para escuchar una voz .

    Ya me enamoré por una sonrisa.
    Ya pensé que iba a morir de tanta nostalgia y …

    Tuve miedo de perder a alguien especial
    (y termine perdiéndolo) ¡¡
    pero sobreviví !!
    Y todavía vivo !!
    No paso por la vida.

    Y tú tampoco deberías sólo pasar …
    VIVE!!!

    Bueno es ir a la lucha con determinación
    abrazar la vida y vivir con pasión.

    Perder con clase y vencer con osadía,
    por que el mundo pertenece a quien se atreve
    y la vida es mucho más para ser insignificante.

    Charles Chaplin

    • Marel says:

      Merce, me encanta la cita que envías, gracias. En cuanto a las críticas de comedia social, la verdad es que no hay tantas películas de este género como me gustaría. Una lástima. Seguiremos buscando, se aceptan sugerencias…
      De Billy Wilder, para ti Merce: “Recuerda que eres tan bueno como lo mejor que hayas hecho en tu vida”.
      Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: