Crítica: Todo lo que tú quieras

CartelAchero Mañas, actor y director de cine, es un destacado cineasta del panorama cinematográfico español. Tras pasar parte de su juventud en Nueva York, donde cursa estudios relacionados con el mundo de la interpretación y la dirección de cine, regresa a España; aquí, pasa varios años desarrollando su faceta de actor, el arte de la realización le atrae y realiza su primer corto; a partir de ahí, sus cortos y sus películas, todo lo que ha hecho, ha sido reconocido, aclamado y premiado. Con su primera película “El Bola” triunfó en los premios Goya alzándose con dos estatuillas. En la actualidad nos presenta “Todo lo que tú quieras”, con la que consigue  su mejor trabajo, un sincero y denso drama, llevado con un asombroso pulso.

“Todo lo que tú quieras”… Eso es lo que Leo (Juan Diego Botto) le da a su hija. Lo que su pequeña le demanda y lo que quiere, es una madre, la suya, la verdadera que murió hace poquito, desde entonces los dos se sustentan, el uno del amor del otro, Leo es abogado con un enorme volumen de trabajo, que ahora no puede atender al completo porque necesita cuidar de Dafne (Lucía Fernández) su hijita de cinco años. Ella logra de Leo todo, y él perdido y desesperado pide ayuda a un conocido, Alex (José Luis Gómez), un hombre al que nunca hubiese imaginado haber tenido que recurrir, las normas sociales  desaconsejan “ciertas amistades”, lo sabe y lo asume, todo por hacer feliz a su pequeña “flaca”.

Drama tan emocionante como inolvidable, efectivo, expectante, inesperado, sensato y lleno de lógica, una muestra más de la conquista conceptual, de un director que hace diana con cada trabajo.

Por encima de la armoniosa estructura de la narración y de todo el entramado técnico, está esa demarcación que adereza y que alcanza graduación de denuncia y reflexión, por la maestría de su discurso y de la forma agridulce de contarlo. Achero Mañas fija fuerte en los sentidos su nobleza de mensaje.

Buenas las actuaciones tanto de los adultos como de la niña protagonista, todos en conjunto dan a esta película, el tono contundente que su argumento solicita. Juan Diego Botto tiene una interpretación digna de destacar encarnando a ese hombre cuyo amor por su hija le lleva casi a la locura, concluyente el grito mudo y angustiado del personaje, se nutre de los deseos de su hija, que camina por su mismo sendero de dolor, pero que su condición de inocencia le hace decir lo que siente, haciendo de su padre una víctima de las distintas discriminaciones que un hombre sufre cuando su esposa ya no está con él, ya sea por separación o por defunción.

La banda sonora de “Todo lo que tú quieras” se mimetiza con el relato integrando un conjunto totalmente resistente, justa y precisa.

Esperemos que ejemplos sacados de la ficción como éste, pero que son reales como la misma vida, nos hagan más solidarios, menos homófogos, más comprensivos, más tolerantes, en definitiva, más inteligentes.

Esa puerta entre abierta del final, la hace más efectiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: