Crítica: El vuelo

Cartel de El vueloDespués de que en 2009 con “Cuento de Navidad” sacara a la luz el lado tierno de la vida, esta humilde mujer que les escribe pensaba que Robert Zemeckis,  se había tomado un tiempo sabático, sin embargo aquí le  tenemos en 2013 con un discurso cerrado de denuncia social. Crítica de la película “El vuelo”.

Así nos muestra la sinopsis: Tras un aterrizaje de emergencia gracias al cual salvan la vida un centenar de pasajeros, el capitán Whip Whitaker (Denzel Washington), que pilotaba el avión, es agasajado como un héroe nacional. Sin embargo, cuando se pone en marcha la investigación para determinar las causas de la avería, se descubre que, probablemente, fue precisamente el piloto quien puso en peligro la vida de los pasajeros debido a su alcoholismo.

El punto de partida es inmejorable. Robert Zemeckis inserta con acierto durante los primeros minutos de la película unas sobrecogedoras dosis de acción escalofriante y después de los momentos más puramente representativos, la cinta eleva su nivel de drama e intriga para establecerse de esa manera hasta el final.

Mucho se ha dicho sobre si es preferible un buen personaje o una buena historia, pero en casos como “El Vuelo” se demuestra que poco puede hacer un buen personaje si se le introduce en medio de un guión, como el de John Gatins, flojo e incapaz de resolver los problemas con un mínimo de soltura. En esta ocasión, para nuestra suerte el realizador pone en imágenes una historia incómoda y absorbente y una intriga preñada de muerte y culpa, todo a bordo de un vuelo desventurado, con instantes que a ratos toman modos de cine de suspense pero con un personaje real de hoy o de cualquier día. Nos hablan de la culpa y  de la pérdida, pero también nos hablan del remordimiento, de la empatía y de la angustia. Imagen de El vuelo“El Vuelo” es una película dura pero rigurosa y sin aderezos sentimentaloides, nos muestra eso que está oculto, que se encubre pero no puede esconderse: el alcoholismo. Robert Zemeckis desnuda el núcleo de la historia y prescinde de elementos menores  pero a cambio conserva esa parte que hace de “El Vuelo” una película singular,  sin mostrar claramente las múltiples formas que puede adoptar una adicción.

Los aspectos técnicos son correctos, destacando la elegante fotografía. La ambientación, bastante conseguida. Zemeckis acude a tomas angulosas y primeros planos de Washington para conseguir unos fotogramas perfectos, la dirección es correcta, con una buena puesta en escena, un gran dominio de los encuadres y un gran trabajo de interpretación de  actores. El reparto supera, en términos generales, la corrección, consiguiendo hacer disfrutar con unas interpretaciones que se tornan igualadas, destacan entre éstos Denzel Washington, siempre brillante y natural en escena, Don Cheadle que compone un secundario mordaz e intenso, y Bruce Greenwood, sin correr ningún riesgo y situando su personaje donde debe estar.

En fin, película agradable, sincera, siempre teniendo en cuenta que ofrece lo que promete.

Denzel Washington

Imagen de Denzel WashingtonDenzel Washington (Denzel Hayes Washington, Jr.) nació en Mt.Vernon, en EE.UU., el 28 de diciembre del 1954. Es un actor y director estadounidense.

Ficha en Imdb: http://www.imdb.es/name/nm0000243/

Sus películas en Comentamos cine:

Crítica: El Vuelo (2012)

Crítica: Imparable (2010)

Crítica: El libro de Eli (2010)

Crítica: Asalto al tren Pelham 123 (2009)

Crítica: Imparable

CartelQuiero comenzar mi crítica señalando que “Imparable” es la obra más carente en creatividad en la carrera de este director, Tony Scott, aunque capta la curiosidad del espectador sin esfuerzo alguno,  enmarcada en el género catastrofista. El  pequeño de los hermanos Scott junto a su actor fetiche Denzel Washington trabajan una película donde se mueven como pez en el agua, acompañando en el elenco, Chris Pine. Tony Scott recuece este film como vehículo de entretenimiento, no arriesga más.

El argumento nos coloca en Estados Unidos, en su estado más poblado: California, y nos centra en la ciudad de Stanton. Frank (Denzel Washington) un veterano ingeniero de ferrocarriles con problemas en la empresa, antes de marcharse de la compañía conoce a un chico joven que supuestamente viene a sustituirle Will Colson (Chris Pine, Infectados). Entre los compañeros, su juventud causa un poco de intranquilidad, ellos son mayores y el trabajo está muy escaso, pero con quien más diferencias tiene Will es con Frank, su compañero más directo. Algo va a suceder que limará todas las discrepancias y seguramente los convertirá en figuras, un peligro enorme se cierne sobre Stanton y estos dos hombres unidos logran salvarlo, la pérdida ya no será de las dimensiones trágicas que se temía.

¿Cuántas películas de este tipo habremos visto? “El tren del infierno”, “Sin control”, “Alerta máxima”, “El puente de Casandra”, “Aeropuerto”,  “Speed”, la última Asalto al tren Pelham 123, la anterior de Tony Scott. Puede ser un avión, un autobús o un tren, pero el desarrollo es el mismo en todas, unos actores muy conocidos que después de grandes inconvenientes logran lo que pretenden y salvan al mundo.  “Imparable” no parte de un guion libre pues esta película está sacada de hechos reales acontecidos en mayo del año 2001 y Tony Scott armado de cine de acción hace un homenaje a estos héroes. Se le puede achacar que no tiene una trama elaborada pero lo que cuenta es lo que ocurrió, por ello  este director se vuelca más en expandir el aturdimiento, el desconcierto, la acción extrema, creando una película que lleva al límite la capacidad del realismo instintivo con el que los protagonistas quieren salvar la vida de sus vecinos.

“Imparable” se aparta de ser una película de calidad, su mérito es la tensión creciente con que el director nos obsequia y el leve toque dramático que enriquece el recorrido, todo lo descrito y expuesto se hace detalladamente con planos y secuencias amplias que muestran con milimétrica fidelidad las tácticas seguidas por su director durante toda la película, no abusa nunca de los efectos especiales que a estas alturas es un hecho digno de admirar  y, a ello le sumamos el buen trabajo desde la interpretación. Tenemos a Denzel Washigton a sus anchas en su papel de héroe candoroso y templado, y a un interesante y más  convincente Chris Pine como princípiate novato en los trajines ferroviarios, me sorprende ver que ha mejorado significativamente, espero que siga desarrollando este lado más enérgico, registro que tenia escondido. También debo destacar a Rosario Dawson haciendo el papel de Connie, y su buen trabajo al otro lado de la radio, siempre ayudando y traspasando tranquilidad a sus compañeros, y Kevin Dunn, el jefe Galvin, un secundario irreprochable

La travesía llega a su fin y atrás quedan la lucha, el cansancio, el coraje y, los esfuerzos en conjunto, salimos de la sala satisfechos por su alta dosis de acción, hemos pasado muchos nervios entre raíles mientras degustábamos palomitas dulces y saladas.

El libro de Eli

Los hermanos Hughes, Allen y Albert, expertos en distintas ramas de la cinematografía, en la que sobresale su habilidad maestra para los cómics (se dice que están  preparando AKIRA que se estrenará  en 2012) nos recrean en esta ocasión con una película post-apocalíptica.

La historia se sitúa en un futuro después de la guerra final, donde todo ha quedado en estado calamitoso, todo destruido y yermo. La tierra está habitada pero no hay vida, las pocas personas que sobreviven, sufren la falta de comida y de agua, la imagen es catastrófica. Lo primero que aparece a nuestros ojos es una carretera sin final en un lugar de los Estados Unidos,  por ella camina un hombre, va hacia el oeste, con un programa extraordinario, tiene que caminar mucho, hacer un viaje dentro de este viaje incesante, un viaje de por vida, este hombre se llama Eli  (Denzel Washington) en él se adivina un ser de otro mundo, extraviado en éste, quién sabe si alguien salido de un sueño o de una pesadilla, tal vez sea un mensajero de la verdad  o su cometido sea instalar de nuevo un reino de terror. Eli hace el viaje a pie y  por el camino encuentra gentes desesperadas que intentarán matarlo para robarle lo poco que lleva encima, llega a un pueblo en el que se encuentra a un cacique,  Carnegine(Gary Oldman, Caperucita Roja), éste, no quiere vivir esclavo de los designios de nadie, tiene establecidas sus propias leyes y controla todo en kilómetros a la redonda, Eli y Carnegine tendrán problemas de entendimiento.

Llama mucho la atención la puesta en escena de la llegada de Eli  a este pueblo, parece que estuviéramos en una película del oeste, un salón, un tipo que controla todo y a todos, unos hombres que son auténticos forajidos, hasta los duelos propios del citado género se exponen aquí, entre toda esta tramoya, los distintos personajes, obedecen a los dictados de la obviedad representando unas facultades similares a las de los vaqueros a sueldo de los westerns americanos.

La llegada al enfrentamiento entre ambos personajes sirve para ofrecer un pequeño estudio sobre las religiones y su poder. Toda religión bien entendida se basa en mejorar al género humano. Pero mal entendida constituye un peligro y un mecanismo para controlar a la población.

Película con gran cantidad de violencia y una atmósfera confusa e irrespirable en todo momento, que posee logrados efectos especiales, luce un saludable y presuroso ritmo narrativo, la trazada visual un tanto oscura, pero muy adecuada para plasmar más tenebrosidad al relato, y sin lugar a dudas ello favorece que la devastación esté presente.

El punto de vista de los directores es un ejercicio demasiado ambiguo, mantienen por tanto una dualidad narrativa, mezclándose lo objetivo y lo sujetivo, y a veces juega a  decirnos algo latente, jamás visible,  para mí  esta película tiene más que un aprobado.

El grupo actoral: encabezado por Denzel Washington, que hace un trabajo serio, reflejando las cualidades de su personaje dándole una armonía especial; Gary Oldman, representa a un perverso ser que odias, a la vez que aplaudes al actor que lo porta. Simplemente genial, no dejo atrás ninguna interpretación pues todo el colectivo está enorme.

Cierro el comentario diciendo que es un experimento fílmico realmente interesante, en busca de la verdad divina. Cada cual que saque su conclusión.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 677 seguidores

%d personas les gusta esto: